sábado, noviembre 15, 2014

Para Daniel Acuña Ureta

Saben, desde un tiempo a la fecha yo también me he preguntado tal cuestión y me he respondido de la siguiente forma:
“Había un pueblo pequeño en un planeta y ellos estaban orgullosos de su capacidad, pero no se habían dado cuenta del gran abuso que estaba siempre a disposición del que tenía más. Quisieron ellos arreglar la situación; no obstante, las armas tuvieron una influencia mayor. Pero no las internas, si no unos grandes cañones que apuntaban desde lejos a todo aquel del pequeño pueblo. 
Codicia, ambición, poder y estructuración se les ingresó y ahora cada bien hechor tiene que lidiar con tal situación y tener capacidad para sortear los mecanismos de eliminación, que fueron instalados para que cualquier bondadoso no viera consumada su única y puntual acción: ecuánime repartición.
Pero no todo está perdido. Cada día aparecen más jóvenes que optan por un buen partido. Hombres y mujeres comprometidos con una gran condición: todos educados para competir por los puestos de emancipación que da la misma estructura de subordinación: EDUCACIÓN.”
Slds 
Publicar un comentario
 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.