domingo, enero 31, 2010

José Manuel Rodríguez Angulo, en los Blogs de El Mercurio.

Aunque estoy en las antípodas del sector que usted representa, si quiere un aporte, hablaré sobre la calidad de la educación:
Conozco la educación básica, media y superior chilena a fondo, pues he trabajado en cada uno de esos niveles y le puedo decirr con conocimiento absoluto de causa que el problema no son los profesores. Por el contrario, la gran mayoría de ellos trabajan seriamente, planifican sus clases, se capacitan, dialogan sobre las fortalezas y semejanzas de sus establecimientos,etc, etc. Luego, ¿Dónde está el problema?
1. En el desinterés por los estudios de una gran mayoría de los alumnos.
Muchos de ellos desean salir rápido de cuarto medio para trabajar o seguir carreras cortas que no requieren PSU. Además, no le dan ningún valor al conocimiento.
2. Ausencia total de normas disciplinarias.
Los niños gritan, corren por las salas, insultan a los profesores, duermen en clases, escuchan música con audífonos. Y no se les puede decir nada, pues los reglamentos del ministerio no entregan ninguna herramieta disciplinaria a los maestros e inspectores.
3. Planes y programas descontextualizados.
Los libros de texto están escritos por académicos que viven en una burbuja y que no saben que el déficit en el manejo de la lengua materna de los jóvenes es espeluznante.
4. Exceso de carga laboral a los profesores. Para hacer 30 horas de clase se necesita el doble para planificar y un 50% más para corregir y preparar materiales. Total 75 horas. O sea 10.1 horas diarias de lunes a lunes.
Le rogaría indicar a sus equipos que investiguen sobre estos temas.
Atentamente,
Dr. José Manuel Rodríguez.
Universidad Católica de Temuco.
Publicar un comentario
 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.