jueves, febrero 21, 2008

Hay que purgar la educación de Chile.

Si las impresionantes cifras que se están dando, han sido malversadas desde el Ministerio de Educación –al cual deberíamos sacarle el IN, dado que se ha convertido en un misterio administrativo- y han llegado de forma fraudulenta a los sostenedores, incurriendo estos últimos en faltas graves a la probidad en la gestión educativa; el sistema entero debe ser llevado a una revolución y evaporación de lo y los que han mantenido al Gabinete de Educación como su máximo proveedor de divisas.
Podría hablar de las casas copeva o del emplazamiento de la maquinaria financiera para administrar los aportes obligatorios de los trabajadores, hay para ambos costados. No obstante, con la educación no se juega y tampoco se alienta, durante muchos años, a que se mantenga en un estado moribundo por mezquindades públicas y privadas.
Hace muchos años que: a mí me enseñaron el modo de hacer decaer una administración Estatal, en pro de una Privada. Los mecanismos son tan simples como dejar caer las defensas y permitir que ingresen tantos gérmenes como sea posible. De esa forma el sistema camina a través del tiempo sin saber que está enfermo; no obstante, su hedor es indiscutible y se puede oler en cada uno de sus brazos.
Llegó el tiempo de hacer algo por esta patria y todos debemos convencernos que la situación no la podemos dejar avanzar más. Pensando en los primeros que deberían estar reflexionando con una sabiduría potente y mucho trecho recorrido. Además, con una posición, inmejorable, dentro de los dominios del Congreso de la Nación.
Saludos a don Pedro B. de Quirós Huerta.
Sin más que acotar, me despido
Atte.
Publicar un comentario
 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.